viernes, 25 de marzo de 2011



Una vez un niño me preguntó si los sueños se podían fotografiar ...

Se pueden fotografiar los sueños, las pesadillas, hacer visible lo invisible,
reinventar la vida, crear atmósferas, ambientes y situaciones que rodean a alguna persona o cosa, alterar la lógica convencional y generar emociones a partir de una realidad imaginaria donde no existen los límites, ni el espacio ni el tiempo.